top of page

Diferencias entre la alta sensibilidad y el trastorno del espectro autista

Actualizado: 15 may


Si tú eres una persona altamente sensible (PAS), es posible que ya sepas que la alta sensibilidad a menudo se compara con el autismo. Esto puede ser sorprendente: los signos de los dos rasgos son muy diferentes. Pero ambos han sido tratados de manera muy similar por el público en general. Así como el autismo ahora se ve cada vez más como un rasgo saludable, ser un PAS no es un trastorno, y es un rasgo que se encuentra en hasta el 20 por ciento de la población. Ambos vienen con diversas ventajas. En el caso de una alta sensibilidad, podemos ver empatía, compasión, creatividad y la capacidad intuitiva de ver conexiones que otros pasan por alto. Tanto el autismo como un PAS pueden mostrar una sensibilidad extrema al entorno, sonidos muy altos, o con estímulos aparentemente "pequeños", como el roce de la textura de la ropa o un ruido intrusivo. Asimismo, tanto las PAS como las personas con autismo tienden a sentirse abrumadas por los estímulos ambientales. Los niños autistas, por ejemplo, pueden entrar en pánico, tener una rabieta o "cerrarse" en respuesta a estímulos abrumadores, y muchos niños con PAS harán lo mismo cuando los sobre estimulen, especialmente si sus padres no les han enseñado buenas estrategias de gestión de sus estados emocionales.

Pero, a pesar de esas similitudes, el autismo y la alta sensibilidad son dos cosas diferentes. No solo eso, sino que un estudio reciente muestra que son profundamente diferentes y que la alta sensibilidad tampoco está relacionada con otros trastornos, como la esquizofrenia y el Trastorno de Estrés Post traumático.


¿QUÉ HACE QUE EL AUTISMO SEA DIFERENTE DE LA ALTA SENSIBILIDAD?

El estudio, dirigido por la Dra. Bianca Acevedo del Instituto de Investigación de Neurociencias de la Universidad de California, es un análisis exhaustivo de 27 artículos que comparan la alta sensibilidad, el autismo y otras condiciones. (Puede leer el estudio completo aquí). Se refiere a la alta sensibilidad por su nombre formal: Sensibilidad de procesamiento sensorial o SPS. Acevedo y su equipo encontraron tres diferencias principales entre un PAS (persona altamente sensible) y el autismo:


1. El autismo viene con "déficits sociales"; la alta sensibilidad no lo hace.

La investigación de Acevedo señaló que el autismo viene de la mano con los llamados "déficits sociales", como la dificultad para hacer contacto visual, reconocer rostros, responder a las señales emocionales de los demás y corresponder a las intenciones de otra persona (piense en devolverle la sonrisa a alguien que te sonríe). Para las personas autistas, los déficits sociales son evidentes a los dos o tres meses de edad y están directamente relacionados con el funcionamiento del cerebro de una persona autista: tienden a mostrar menos respuesta en áreas del cerebro asociadas con la empatía, las señales sociales y la autorreflexión (Una razón para esto puede ser que los individuos autistas tienen un lenguaje corporal muy diferente al de los individuos neurotípicos, y no llegan a "reflejar" a las personas con su propio lenguaje corporal tanto como los niños neurotípicos. En otras palabras, este llamado el "déficit" puede ser mucho más una falta de oportunidades que una parte innata del autismo).

Las PAS o personas alta sensibilidad, son exactamente lo contrario. Las personas altamente sensibles no muestran déficits sociales; de hecho, tienden a ser muy sensibles a las señales sociales, las expresiones faciales y las intenciones de los demás. Asimismo, las mismas áreas del cerebro que son menos sensibles entre las personas autistas tienden a ser muy activas para las PAS, quienes presentan altos niveles de empatía, conciencia social y autorreflexión.


2. Para las personas muy sensibles, las situaciones sociales son (extra) gratificantes.

Los seres humanos, en general, están programados para encontrar gratificantes las interacciones sociales. Esto nos anima a formar lazos fuertes, ayudarnos unos a otros y cooperar unos con otros; siempre ha sido una clave para nuestra supervivencia. Las personas altamente sensibles no son una excepción, e incluso pueden responder con más fuerza a las interacciones sociales que los demás, sintiéndose desde tranquilas hasta francamente jubilosas por una interacción positiva.

Las personas con autismo experimentan las interacciones sociales de manera diferente. Para ellos, señala el estudio de Acevedo, simplemente no hay tanta sensación de recompensa, calma o emoción involucrada en la socialización. Un intercambio con otra persona puede llamar su atención, pero no necesariamente sentirse significativo. El estudio dice que esto afecta aún más su capacidad para responder adecuadamente a los demás.

La interpretación importa mucho aquí. Para ser claros, las personas autistas pueden y forman relaciones profundas y significativas como cualquier otra persona. La diferencia está en cuán gratificante encuentran la interacción social, por derecho propio. Mientras que es muy gratificante para las PAS, es menos gratificante para las personas autistas.


3. Sus cerebros manejan los estímulos de maneras dramáticamente diferentes.

Dado que tanto las PAS como las personas autistas pueden ser extremadamente sensibles a los estímulos, no sorprende que compartan algunas áreas de alta actividad cerebral en común, específicamente áreas relacionadas con la atención y la reacción (física o mental) a los estímulos. Pero ahí es donde terminan las similitudes en la actividad cerebral.

El cerebro altamente sensible, por ejemplo, muestra niveles de actividad superiores a los típicos en áreas relacionadas con la calma, el equilibrio hormonal, el autocontrol e incluso el pensamiento autorreflexivo (la capacidad de procesar las propias acciones y sentimientos y llegar a una comprensión más profunda, conclusiones sobre ellos). Estos van de la mano con un mayor nivel de empatía y profundidad de procesamiento que definen una alta sensibilidad. Todos estos son rasgos positivos y útiles o pueden ser buenos o malos dependiendo de la situación.

Todos estos contrastan marcadamente con el cerebro autista, que Acevedo descubrió que es menos activo en lo que respecta a las regiones del cerebro relacionadas con la calma, la emoción y la sociabilidad.


La alta sensibilidad se compara incorrectamente con una variedad de trastornos

La alta sensibilidad también se compara a veces, erróneamente, con varios trastornos de salud mental. Los más importantes son la esquizofrenia y el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Estas dos condiciones tienen poco en común en la superficie (entre sí o con ser un PAS), pero todas pueden implicar una mayor sensibilidad a los estímulos sensoriales.

Acevedo y sus colegas también profundizaron en estos trastornos, y resulta que ninguno de ellos está relacionado con una alta sensibilidad.

Para empezar, la esquizofrenia tiene aún menos en común con la alta sensibilidad que el autismo. Al igual que el autismo, se presenta sin el aumento de la empatía o la autorreflexión que exhiben las PAS y, a diferencia del autismo, no tiene casi nada en común con una alta sensibilidad en lo que respecta a la actividad cerebral. (Además, aunque no se menciona en el estudio, la esquizofrenia no controlada casi inevitablemente causa problemas importantes en la vida y las relaciones de una persona; la alta sensibilidad no lo hace).

El TEPT es un poco más complicado, porque las personas muy sensibles pueden correr un mayor riesgo de desarrollar TEPT si pasan por algún tipo de trauma. Pero los pacientes con TEPT no muestran actividad mejorada en áreas relacionadas con la calma, el autocontrol o la conciencia social que muestran las personas altamente sensibles, y sufren una variedad de síntomas que las PAS sin trauma no tienen. Las interrupciones en el cerebro de una persona que sufre de TEPT, por ejemplo, tienden a afectar su memoria y su capacidad para integrar nueva información. Estas habilidades, y la capacidad de procesar información en general, son en realidad puntos fuertes para una persona altamente sensible.


La alta sensibilidad podría ser una ventaja evolutiva


Tiene sentido por qué los investigadores buscarían una conexión entre estos diversos rasgos y trastornos. Después de todo, si todos involucran algún tipo de aumento de la sensibilidad, vale la pena verificar si funcionan de la misma manera en el cerebro, especialmente si eso pudiera ayudar a las personas. Sin embargo, lo fascinante de esta investigación no es solo que mostró que estas cosas no tienen casi nada en común con ser una persona altamente sensible. Lo interesante es qué este estudio sugiere que no solo ser PAS es "saludable" o "normal". Más bien, en cada paso, prácticamente tropieza con el hecho de que una alta sensibilidad tiene muchos beneficiosos. Ser PAS viene con una mayor actividad cerebral en regiones cerebrales útiles; una fuerte asociación con rasgos de personalidad deseables; e incluso una tendencia hacia un comportamiento positivo, útil y pro a lo social.

Creo que la propia conclusión del estudio lo dice mejor: "Sugerimos que las estrategias PAS adaptativas que involucran mayor empatía, conciencia, calma y autocontrol fisiológico y cognitivo pueden servir a una especie al facilitar una integración profunda y memoria para la información ambiental y social, lo que en última instancia puede fomentar supervivencia, bienestar y cooperación".

En otras palabras, su alta sensibilidad podría ser una ventaja evolutiva, una que ayude a todos como especie.


---

Fuente: artículo de Psychology Today link

Comments


Podcast "Botiquín Emocional"

Información, clases, conversaciones y  meditaciones sobre alta sensibilidad, ansiedad y heridas de infancia. Disponible en Spotify

bottom of page