top of page

Descubre los 3 estados de la meditación y sus beneficios

Actualizado: 20 nov 2023


La meditación puede ser una herramienta poderosa para las personas altamente sensibles (PAS) que han experimentado trauma y sufren de ansiedad.


La meditación, desde la perspectiva de la neurociencia, implica un conjunto de técnicas mentales que provocan cambios observables en la actividad cerebral y el funcionamiento de la mente. En un nivel fisiológico, la meditación suele estar asociada con la activación de áreas cerebrales específicas, como el córtex prefrontal, relacionado con la regulación emocional, y la disminución de la activación de la amígdala, vinculada a las respuestas de estrés y miedo. En el contexto de las heridas de infancia, la meditación se ha utilizado terapéuticamente para ayudar a las personas a procesar y sanar estos traumas emocionales. Se ha demostrado que la meditación promueve la regulación emocional, reduciendo la ansiedad, el estrés y los síntomas asociados a traumas pasados. Ayuda a los individuos a reconectar con sus emociones, a desarrollar una mayor autorreflexión y a fomentar la compasión hacia sí mismos, lo que contribuye al proceso de curación emocional. Estudios neurocientíficos han demostrado que la meditación puede influir en la plasticidad cerebral, lo que posibilita una reorganización y un cambio en las respuestas del cerebro a experiencias emocionales pasadas. La práctica de la meditación, cuando se emplea en el ámbito terapéutico, permite una exploración más profunda de las heridas de infancia y facilita el proceso de aceptación, comprensión y sanación de estas heridas emocionales.

los estados de meditación están relacionados con las frecuencias de ondas cerebrales, que incluyen los estados alfa, theta y, en algunos casos, gamma. Aquí está cómo se relacionan:

  1. Estado Alfa: El estado alfa se caracteriza por la actividad de ondas cerebrales con una frecuencia de alrededor de 8 a 12 hercios (Hz). Generalmente, los estados de relajación y atención plena (mindfulness) están asociados con patrones de ondas alfa. Durante la meditación de atención plena, es común entrar en el estado alfa, lo que puede indicar una relajación profunda y un enfoque sostenido en el presente. Este estado se caracteriza por la relajación, la calma y la creatividad. Se produce cuando la mente está relajada pero alerta, como en un estado de meditación, y se asocia con la imaginación y la visualización. Los beneficios incluyen una reducción del estrés, el fomento de la creatividad y la resolución de problemas. Se puede acceder al estado alfa a través de la meditación, la relajación profunda o la hipnosis.

  2. Estado Theta: El estado theta se refiere a la actividad de ondas cerebrales que oscilan entre aproximadamente 4 a 8 Hz. Este estado se asocia con una conciencia más profunda y suele ocurrir en estados de meditación más profunda, así como en los momentos previos al sueño y al despertar. Algunas formas de meditación, como la meditación de concentración profunda, pueden llevar a estados theta. Este estado es más profundo que el estado alfa y se relaciona con la intuición, la creatividad y la relajación profunda. Se experimenta durante la meditación profunda, en el sueño ligero y en estados hipnagógicos. En este estado, se puede acceder a memorias de largo plazo y a la imaginación creativa. Los beneficios incluyen una mayor conexión con la intuición y la resolución de conflictos emocionales. La meditación guiada, la hipnosis y ciertas prácticas de relajación pueden ayudar a entrar en el estado theta.

  3. Estado Gamma: Los estados gamma involucran una actividad de ondas cerebrales a alta frecuencia, generalmente de 25 a 100 Hz o incluso más. Los estados gamma se asocian a menudo con la integración de información, la cognición superior y las experiencias de unidad y trascendencia. No todos los tipos de meditación llevan a estados gamma, pero algunas prácticas avanzadas y experiencias meditativas profundas pueden involucrar estados de alta gamma. Es el estado cerebral de alta frecuencia, asociado con un mayor estado de alerta mental, la comprensión y la integración de la información, así como con la sincronización de diferentes partes del cerebro. Se asocia con estados de aprendizaje, concentración y estados de flujo mental óptimo. La meditación profunda, la práctica de la gratitud y la atención plena son herramientas que pueden facilitar el acceso a este estado.


Estos estados de ondas cerebrales no son mutuamente excluyentes, y una persona puede experimentar una variedad de estados de meditación a lo largo de su práctica, dependiendo del enfoque y la profundidad de la meditación. Cada estado de ondas cerebrales tiene implicaciones diferentes para la experiencia meditativa y la función cerebral, lo que agrega una dimensión interesante al estudio de la meditación y la neurociencia.

Para acceder a estos estados, es útil practicar técnicas de meditación, relajación y visualización. Las prácticas de respiración profunda, la visualización guiada, la meditación enfocada en el momento presente y la práctica regular de la relajación pueden ser herramientas útiles para acceder a estos estados cerebrales beneficiosos.


Acceder a los diferentes estados cerebrales como alfa, theta y gamma se logra mediante diversas técnicas y prácticas. La meditación, con enfoques como la atención plena, la visualización y la respiración consciente, es fundamental para lograr estos estados. Otras técnicas como la relajación, el yoga, la hipnosis, la práctica del biofeedback, entre otros, pueden ayudar a calmar la mente y acceder a niveles más profundos de conciencia.

La práctica regular de estas técnicas puede entrenar la mente para acceder a estados específicos, cada uno con sus propios beneficios para la salud mental y el bienestar.


Podcast "Botiquín Emocional"

Información, clases, convresaciones y  meditaciones sobre Alta sensibilidad, ansiedad y heridas de infancia. Disponible en Spotify

bottom of page