¿Qué son los límites sanos?

Actualizado: 24 may


“Sin límites sanos, no te sentirás seguro”


Los límites son las normas relacionales que aplicamos con otros, en relación a lo que nos hace bien y lo que no nos hace bien. Es el darme cuenta dónde termino yo y donde comienza el otro.


¿Qué es un límite sano?

Lo que esta ok para ti y lo que no está ok para ti. Es tu barrera de auto cuidado


Hay distintos tipos de límites. Algunos limites son duros. Yo los llamo los “no-negociables”, esos límites que te protegen de situaciones que bajo ninguna circunstancia estarán ok para ti. Otros limites son más blandos, porque son negociables y se pueden modificar. Representan situaciones que quizás preferirías distinto, pero puedes negociar.



TIPOS DE LÍMITES

  1. Físicos. Distancias, abrazos, y el nivel de contacto físico que para ti es cómodo

  2. Afectivos o emocionales. Es el saber como tu te sientes, identificar el sentir del otro, sin absorberlo o hacerlo tuyo.

  3. Relacionales. Las relaciones con otros son las normas del trato, estilos de comunicación, cada cuanto se comunican, expectativas de la relación, etc. Estos se van estableciendo junto a la relación y son móviles (se modifican)


Hay personas que les cuesta poner límites claros, y otro grupo de personas que son demasiado agresivos con sus límites y pueden pasar a llevar a los otro.



¿PORQUE ME CUESTA PONER LÍMITES?

Generalmente la gente no sabe poner limites

  • No tenemos claro estas normas o limites dentro de nosotros. No sé lo que me hace bien hasta que ya lo estoy viviendo.

  • Se lo que me hace bien y mal, pero no sé cómo comunicarlo por bloqueos emocionales (culpa, vergüenza, etc.)

  • No sé cómo comunicarlo de manera tranquila. Se me acumula y cuando lo digo viene con el impulso de la rabia

Nos cuesta poner límites sanos porque nos importa más lo que la gente va a pensar de nosotros (no queremos decepcionar a nadie, queremos que todos nos quieran, etc) que es ser auténticos con lo que estoy sintiendo y necesitando.

El poner límites no es fácil, pero es la llave de entrada del autocuidado, la autoestima y de construir relaciones amables y amorosas.



ALGUNOS BLOQUEOS EMOCIONALES QUE DIFICULTAN EL PONER LIMITES SANOS

  1. A nivel afectivo hay miedo al rechazo y abandono emocional. No quieres sentirte rechazado o confrontar y se hace más fácil fluir con las necesidades de las otras personas para evitar la confortación. El problema es que si tu haces esto mucho, vas a establecer relaciones donde los otros no van a saber tus necesidades, por lo tanto, no serán consideradas. Con el tiempo esta genera resentimiento, sensación de soledad y de no sentirte escuchado.

  2. Necesidad de aprobación del otro. Muchas veces nos cuesta poner límites porque estamos buscando la aprobación del otro. Esto se relaciona a baja autoestima y buscar el sentirme bien, necesitando de la aprobación del otro.

  3. Creencias internas de que tus necesidades no son importantes. Estas ideas tienen su origen de diversos lugares. Puede ser la familia de origen, el grupo de pares u otros. Es importante identificar de dónde vienen. estas creencias van a afectar tu seguridad y balance emocional.

  4. Experiencias negativas siendo asertivos. A veces cuesta poner límites porque cuando fuiste honesto y asertivo tuviste una muy mala experiencia.



¿QUÉ PASA CUANDO NO PONGO LÍMITES CLAROS?

  • Te estresas mucho. Esto cansa, confunde y dificulta que puedas escuchar tu brújula interna (sabiduría personal).

  • Empiezas a sentir incomodidad emocional, vaga o generalizada. Te sientes molesto, incomodo. No siempre sabes muy bien por qué es. Sabes que algo no te gusta y no puedes o no sabes cómo hablarlo.

  • Si no logras comunicar tu límite, se acumula adentro y corres riesgo de que salga sin control e impulsado por la ira.

  • Cuanto tu limite sale impulsado por la rabia, rompes relaciones. Esto puede generarte dolor, culpa, auto critica.

  • Puedes sentirte no valorado, no considerado, con angustia o desesperanza.

El no poner límites sanos y claros va a afectar tus relaciones (afectivas y de trabajo).


Dejamos que la gente haga cosas que no están ok, y luego nos llenamos de rabia y resentimiento. Es mejor decir lo que no está ok, no ser tan “dulce” y tener más amor en el corazón.



BENEFICIOS DE PONER LÍMITES CLAROS

El conocer nuestros limites es parte del auto conocimiento y el auto cuidado. Los limites están ahí para cuidarte. El saber comunicarlo es un acto de amor a nosotros mismos y un acto de auto cuidado a tus relaciones. Los tuyos sabrán lo que necesitas y les darás una oportunidad de cuidarte.

Los límites claros te harán sentir seguro, protegido y serán un apoyo en establecer relaciones balanceadas con gente que esta interesada en tus necesidades.



LIMITES SANOS Y AUTENTICIDAD

No puedes ser autentico si no te conoces a ti mismo. Esto suena sencillo, pero muchas veces estamos en piloto automático, pendientes de las demandas sociales y de otros para actuar y para ser. No sabemos que sentimos o que queremos.

Necesitas darte cuenta, observar lo que te pasa y tener mayor claridad de lo que esa sensación y emoción significa. Necesitas saber qué es lo que a ti te gusta y te hace feliz.

El primer paso es estar atento a tu brújula interna y darte cuenta



LIMITES SANOS Y MI SUPER YO

Dentro de cada uno de nosotros tenemos una voz creada en la infancia que nos dice constantemente que hacer y cómo hacerlo. Esta parte de nosotros quiere ayudarte a encajar socialmente. Se relaciona al como deberías ser, como deberías actuar, etc. El reflexionar en estas reglas es importante, ya con no siempre nos hacen bien y se pueden modificar.



LIMITES SANOS, COMPASION Y EMPATIA

La compasión es la creencia profunda que estamos intrínsecamente interconectados el uno del otro, desde una raíz amorosa y buena. La empatía es la habilidad que le da vida a la compasión, que te hace sentir que no estás solo. La empatía no se trata de absorber lo que el otro siente, sino de acompañarlo en su sentir, porque tú has tenido una experiencia similar.

La gente más compasiva, es la que tiene sus límites más claros y firmes



RECOMENDACIÓN PARA PONER LÍMITES SANOS

1. Hacerse caso: lo primero es volver a conectar con la brújula interna y la autenticidad. date una pausa, siente tu cuerpo y sus señales, intenta hacerte caso.

2. Saber que, cuando dices que no, algunas personas se van a enojar. Esto es parte de fortalecer la tolerancia a la incomodidad que a otros le pueden generar tus límites. Tu limite está ahí para cuidar un aspecto de ti y eso es un acto de autocuidado. Recuerda que no es tu responsabilidad el bienestar del otro. No es tu culpa que tu limite sea una decepción.

3. Ojo con el piloto automático: cuando haces sin pensar, estas desconectado de tu cuerpo y sus mensajes. Te vas a dar cuenta de que algo no esta bien porque sentirás la molestia, el resentimiento, o la rabia. Ahí sabrás que un limite fue pasado a llevar. Intenta practicar meditaciones y actividades que te conecten al presente y tu cuerpo.

4. Genera redes: júntate con gente, toma clases, has terapias. Las relaciones nos dan fuerza y nos ayudan a estar bien.

5. Elije bien tus responsabilidades y actividades: el tiempo es limitado. Jerarquiza. Usa bien tu tiempo. No necesitas estar en todos lados. El intentar decir que si a todo va a generar cansancio y te va afectar.


El trabajar los limites es un camino de volver a decidir incorporando lo que para ti está ok. Es una acción de auto cuidado y un reflejo de tu autoestima.



------

Si sientes que tienes problemas al poner limites, puedes conversar conmigo en una terapia psicológica (link)


Si tienes alguna preguntas, escríbeme.

Un abrazo grande

Clau